Aceites esenciales

Me encantan los aceites esenciales y en mi espacio siempre tengo encendido un difusor con alguno de esos maravillosos aromas. 

Los aceites esenciales son potentes extractos de plantas que te permiten recuperar tu vitalidad natural. Utilizo aceites puros naturales de grado 100% terapéutico. Los aceites esenciales son el alma de la planta que, a través del olfato y a través del tacto (la piel), son capaces de transportar la energía vital a todo nuestro organismo.

En mis sesiones de reflexología podal los aceites esenciales ayudan a estimular cada órgano, cada músculo y cada hueso de nuestro cuerpo, restableciendo el equilibrio vibracional a nivel celular.

Cada sesión de reflexología es diferente. Siempre habrá un aceite o una combinación de aceites para cada persona y para cada estado de ánimo.

Unos ejemplos de aceites que yo uso, entre otros:

Menta

El aceite esencial de la menta ayuda a despejar la mente cuando hay fatiga y ayuda al buen funcionamiento del sistema digestivo. También es antiinflamatorio y alivia el dolor de cabeza.

Rosa

La  rosa  entre otras cosas ayuda a despertar la sensación de tranquilidad, confianza y amor incondicional hacia uno mismo y alivia los síntomas de la menopausia.

Geranio

El geranio entre otras cosas se utiliza para calmar la mente, para aliviar el dolor de garganta, para la ansiedad, depresión e insomnio.

Naranja

La naranja tiene una fragancia rica y cítrica que eleva el espíritu a la vez que proporciona una influencia tranquilizadora. Aporta paz y felicidad a la mente; es rica en el poderoso antioxidante d-limoneno. Inspira creatividad.

Jengibre

El jengibre calma, reconforta y alivia las molestias digestivas. 

Romero

El romero es estimulante, antiinflamatorio, tónico y antiséptico. Es bueno para el sistema respiratorio.

Melisa

La melisa relaja el sistema nervioso dándonos paz y tranquilidad. Fortalece y revitaliza, a la vez que relaja y calma.

Limón

El limón alcaliniza el cuerpo, purifica, ayuda a curar resfriados, tos, gripe y alivia la fatiga.

Tomillo

El tomillo se veneraba por sus propiedades limpiadoras y se utilizaba para brindar apoyo a las defensas naturales del cuerpo. Conocido desde tiempos antiguos como hierba medicinal, el tomillo contiene grandes cantidades de timol. Además el tomillo regula los sistemas respiratorio y nervioso.

Lavanda

La lavanda, entre otras cosas, calma los ánimos y cuida la piel. Trata el insomnio,  la ansiedad, depresión, tensión nerviosa, estrés y alivia las picaduras de abeja y avispa. También alivia dolores de cabeza y migrañas.

Arbol de Té

El árbol del té posee un efecto antiséptico triple: actúa contra las bacterias, hongos y virus. Además, es bactericida, fungicida, antiviral, cicatrizante, balsámico, antiinflamatorio, desodorante y expectorante.

Orégano

El orégano mejora la salud del sistema respiratorio e inmunológico. Ayuda a prevenir y tratar las infecciones, tales como: infecciones del tracto urinario, Infecciones respiratorias e infecciones por hongos. También alivia el dolor muscular y articular.

Albahaca

La albahaca puede ayudar a refrescar la mente y restaurar el estado de alerta mental.

Ciprés

El ciprés mejora el sistema circulatorio. Su aroma fresco y herbáceo puede promover un sentido de seguridad y de conexión con la tierra.

Mejorana

La mejorana alivia la tensión de los músculos después de hacer ejercicio. Es calmante y relajante.  Ayuda a aliviar las molestias en las articulaciones. Puede ayudar a calmar el tracto digestivo.

Cedro

El Cedro crea una atmósfera relajante, calmante y reconfortante. Ayuda a dormir. Tiene propiedades purificantes e hidratantes para la piel.

Incienso

Y finalmente el aceite esencial de incienso (Frankincense) tiene gran variedad de aplicaciones, desde la mejora de la práctica espiritual y de la meditación, hasta las rutinas de belleza. Frankincense tiene un aroma a tierra que anima y resulta perfecto para conectar con la naturaleza. Crea un entorno seguro y reconfortante difundiendo el cálido aroma de este aceite esencial cuando quieras estar concentrado en la meditación o el rezo. Además de las elevadas experiencias espirituales, Frankincense puede ayudarte a mantener una piel radiante.

Pero hay muchísimas esencias más, cada una con sus propiedades curativas…. También trabajo con mezclas específicas de aceites esenciales. Entre otras, hay mezclas muy buenas para la liberación emocional.

¡Cuídate, mímate, conecta con tu vitalidad a través de los aceites esenciales!